lunes, mayo 22, 2017

Después de la Diáspora

Creo que ya era hora de cambiar el título de este blog, aunque su dirección sea la misma (no sabría como cambiarla y no creo que se pueda). En cualquier caso, el periplo de la diáspora tocó a su fin, y ahora ya observo el mundo desde nuestro país, ese que habita en nosotros. 

lunes, diciembre 05, 2016

Celebrando el 4D 2016 en Sevilla




Como cada año, los andaluces de conciencia se reúnen para reforzar nuestra identidad y recordar una vez más quienes somos y qué queremos de nosotros mismos. Ha sido un gran día en Sevilla, lleno de emociones y sensaciones positivas. Viva Andalucía Libre!

miércoles, mayo 11, 2016

A la Sombra de los Virtuosos

Después de examinar a los gérmenes de las grandes ideas, éstas parecen caprichos de ociosos, que privilegiados por causas varias, viven libres de la esclavitud de obligaciones perentorias y eligen una forma de notoriedad que les infle el Ego. Con ello aniquilan el valor de lo que pretenden mostrar y lo convierten en un dogma cuya génesis y gestación, está reservada a los de su clase. Por contra, los humildes y concienzudos trabajadores del Conocimiento, no suelen ser oídos, ni escuchados, y el producto de su parto intelectual es típicamente pasado por alto o abortado antes de nacer. Ahí es donde reside la ocasión para estimar el verdadero mérito y el valor de una idea; en la sombra. Desde las tranquilas sombras del anonimato se aprecian mejor las virtudes del intelecto.

domingo, octubre 18, 2015

Miserias y Milagros




Después de haber pasado ya aquellos años en que intentaba en vano educar a sus congéneres sobre los más variados y útiles principios de la vida, decidió cambiar las tornas. Había ya llegado una época en la que había tanta faena, tanto por hacer, que simplemente no había tiempo para que los demás abusaran en el postureo típico de cócteles y barbacoas. Esos lugares donde uno puede decir lo que quiera, incluso una mentira, y parece que no pasa tiempo alguno antes de que alguien salga muy lustroso llevándote la contraria. Es como el parlamento pero a nivel de andar por casa.

Andaba demasiado ocupado con mantener su integridad y camino personal como para entrar al toro con todos y con todo.  Un exceso de frentes, estaba agotando a ese que un día creyó ser un incansable soldado de combate para el saber. A pesar de ello, conforme más aprendía y más experiencia ganaba, más deseo tenía de compartirlo todo con los demás. Pero al mismo tiempo, a modo de ejemplo, el solo abrir su cuenta de Facebook o cualquier otra red social y ver el potaje de ignorancia y otras malas hierbas que se cuecen por ahí, le hacía salir huyendo directamente hacia su propia biblioteca en busca de la compañía de aquellos que se lo piensan antes de hablar.

Durante los cotidianos encuentros con otros congéneres intentaba cerrar los ojos de la mente, y hacer como que todo es espontáneo e impredecible. Pero al igual que un adulto al ver una película infantil, el bostezo no se hacía esperar y claro, fuera de su entorno profesional, era visto como un ser insulso. Realmente, provocar un leve rechazo es mejor que llamar la atención o ser odiado. Es muy ventajoso pasar desapercibido. Y realmente debe ser una bendición, pero es imposible hacerlo completamente, sobre todo para los que te conocen. De modo que la vida consistía en una huída hacia adelante. Una religiosa rutina de carácter contemporáneo en la que el "ora et labora" se había transmutado en "labora et labora". 

Un día, volviendo de la oficina, se encontró su casa abierta y patas arriba. Fue un espectáculo sórdido el ver tu vida de par en par y tirada por los suelos como las colillas. Habían partido la madera del marco de la puerta y por ahí habrían hecho tanta fuerza con una palanca, que la puerta había quedado completamente destrozada. Nadie se había molestado en avisarle y el piso había quedado ahí todo desvencijado, como el cadáver de un buque encallado en una playa tras la tormenta. Entró despacio en el salón, como dudando, y tras ir reconociendo varios de los objetos que yacían por doquier sonó el teléfono móvil en su chaqueta. Pegó un respingo, y tras un largo suspiro decidió responder.

Era la voz de una mujer. Desconocida y muy sensual. Dijo que una compañera le había pasado el número y pedía consejo sobre un asunto profesional. Absorbido por el tema, no dudó en quedar a tomar un café y quitarse de en medio. Al fin y al cabo el daño estaba hecho, y lo que hubieran querido llevarse, era lo único de valor que podría uno sustraer del inmueble. Así que, se fue a la ducha, recogió un poco el dormitorio y se echó a la calle. La mujer se encontraba puntual y serenamente sentada en la cafetería que acordaron. Al pasar el umbral de la puerta, percibió el agradable silencio de una cafetería recién inaugurada, reluciente y con todas las mesas libres. Acertó al quedar en dicho lugar. La mujer se expresaba con una soltura poco usual, y sus gestos delicados y expresivos le ayudaron a comprender la naturaleza de su problema con gran rapidez. Casi sin darse cuenta, se estaba sintiendo embrujado pero no sabía si era por su voz, su gran atractivo o por la mezcla de todas y cada una de las cosas que estaban pasando allí en ese momento. Fugazmente le venían imágenes del espectáculo del piso todo reventado, como a ráfagas. Pero al momento intentaba volver a donde estaba y recuperar rápidamente el breve instante que había perdido de esa voz magnética, que casi le susurraba sobre un asunto realmente complejo. Tras darle una respuesta concisa y profesional, la mujer expresó su agradecimiento de manera muy humilde. Se sorprendió de cómo ella desplegaba toda una serie de dotes de la expresión verbal para mostrar cuánto de útil había sido su consejo y tras un receso, ambos decidieron dar por concluida la reunión.

Esa misma noche, tras dejar el piso medio decente, se dispuso a mandar un whatssap a la mujer, como reconocimiento al buen rato compartido. Esto generó una serie de intercambios afectuosos a los que no estaba acostumbrado. Su pelo se erizaba con cada nuevo mensaje que recibía. Aquella noche acabó exhausto de emociones y consiguió dormir mejor que nunca. ¡Su vida estaba dando un giro hacia un lugar inesperado! Al fin, se entregó al abrazo de Morfeo en un escenario de desorden general, como si nada hubiera sucedido.

A la mañana siguiente, encontró que junto a su cama yacía esa misma mujer, sin vida y sin ropa. Quedó paralizado de miedo, con un estupor desconocido para él hasta ese momento. Alguien le había tendido una trampa. ¿Pero con qué objeto? No recordaba nada con claridad del día anterior. Al cabo de un rato, se marchó de la habitación para poder reunir fuerzas y tratar de recomponer lo que había acontecido en las últimas horas. ¿Y si él mismo realmente había asesinado a la chica? Casi se desvaneció al dejar pasar esos pensamientos por su mente. Intentó recuperar fuerzas lanzándose hacia la ventana, como para absorber la luz e intentar conectar con un atisbo de realidad del mundo exterior.  La cabeza empezó a darle vueltas y sintió náuseas. Cuando se despertó estaba en una celda. Una larga espera, retorcida como un signo de interrogación se enroscó en su pecho y no le dejó respirar en paz, hasta que en un momento dado, un policía apareció y le dejó salir.

Le condujeron a un recinto donde interrogarle y todo lo que sucedió después fue mucho peor que la larga espera, que encontrarse el piso patas arriba y después despertarse con un cadáver a su vera. Parece ser que el mundo lo estaba aplastando con una bota acusadora, y no había posibilidad de ser otra cosa que un gusano bien aplastado contra el suelo. Quizás pasaron días y noches, pero dio completamente igual, porque tras esa hilera de golpes inflingidos por la confusión, el miedo y la angustia, vino un internamiento en una prisión, de la cual nunca había oído.

El planeta debía de seguir dando vueltas, pero el tiempo parecía haberse contraído en aquél lugar gris hormigón. Era lo normal. En una cárcel se vive como si se estuviera más allá de un horizonte de sucesos. Atrapado gravitacionalmente de manera indefinida sufrió una distorsión de su propia personalidad. Vivir en un lugar que sufre un colapso infinito y concentra maldad y angustia en cada poro o átomo de esa implosión humana llamada "Talego" no es ninguna broma. No existía la sensación de movimiento, no existía la sensación de progreso o secuencia. Cada momento era exactamente igual, de hecho no se sabía si todo lo experimentado, era en realidad un mismo momento. Allí empezó a valorar la importancia de su vida o la falta de importancia de una vida atrapada en el tiempo. De hecho no se sabe, por tanto, cuánto tiempo permaneció allí.

Cuando salió, todo era diferente e imposible de digerir. Las cosas y las gentes se movían con  inusual velocidad y le resultaba difícil y arriesgado intentar predecir el comportamiento de los otros. Incluso permanecer en la calle resultaba una tarea sumamente agotadora. Había perdido la capacidad para ignorar las cosas y los eventos irrelevantes. Todo se cernía girando como un trepidante tornado que tenía como epicentro su propia consciencia.

El mundo lo había hecho finalmente invisible, inviable, desapercibido. Se había vuelto transparente, inestable y chispeante como un chorro de electrones. Se había transformado en una partícula elemental, libre para atravesar cualquier cuerpo y no enredarse en la química de las relaciones interpersonales. A partir de entonces, el tiempo no marcaba el paso. A la velocidad de la luz, había alcanzado una meta imposible. Podía estar en todos lados y en ninguna parte. La incertidumbre se había convertido en su mejor aliado y decidió volar por donde los campos de fuerzas o las isobaras le marcaran el paso.

Tocaba todas las cuerdas, sonaba en todas las canciones y brillaba en todos los ojos. Un milagro había sucedido y había que tomarlo como real. La liturgia clásica de la existencia había dado paso un mundo multidimensional, un multiverso membranoso y permeable sobre el que nadar sin miedos. 







lunes, septiembre 28, 2015

Andalucismo Esotérico

Dicen que Alejandro Magno se quejaba en comunicación epistolar a su maestro, Aristóteles, por haber publicado sus obras. Protestaba con sorpresa de ver cómo el maestro había cometido tan craso error de publicar sus propios trabajos. ¿Había hecho mal el filósofo? ¿Debería de haber continuado con la tradición de Sócrates? 

Aristóteles le respondió diciendo que, el conocimiento es al fin y al cabo algo complejo, y no basta con libros y otros recursos para poder entender y pensar las cosas de este mundo. Eso mismo pienso yo. De hecho, en las épocas en las que las enseñanzas de Aristóteles se impartían entre peripatéticos, se hablaba de enseñanzas exotéricas (las enseñanzas populares y sencillas) y esotéricas (conocimientos de nivel avanzado). El mundo sigue igual de difícil de entender, a pesar de todo lo que ha llovido, y lo que abunda es paja.

A nivel de ideologías es lo mismo, de hecho casi nadie conduce su vida bajo las directrices de ninguna ideología. Basándome en mi experiencia, creo que muchas personas más bien pasan la mayor parte del tiempo intentando laurearse, sustrayendo la corona directamente del olivo o del laurel según lo que esté más a mano. En este sentido, Aristóteles también supo lo que era el significado del nepotismo y tuvo que crear su propia escuela, porque el clientelismo y muchos otros vicios que creemos contemporáneos ya existían y afectaban a todos los mortales. Hoy día estos asuntos de índole ética se hacen especialmente visibles ya que somos tan conscientes de las ventajas de estar en pantalla, que se hace casi imperioso buscar alguna forma de obtener un instante de gloria al precio que sea, para así asegurarnos un hueco en este leve mundo en el que vivimos. Reconocimiento y fama, aunque sea a base de emular o propagar bulos Eso son males menores si lo comparamos con lo que puede hacer gente profesional o semiprofesional intentando hacer lo mismo, pero esta vez por dinero o un puesto de trabajo. A nivel político, el asunto se pone más feo aún, ya lo sabemos.

De este modo, es posible que realmente saber, se sabe poco, y lo que está al alcance del ciudadano de a pie, es en el mejor de los casos a la altura de parvulario. El problema es que los humanos tenemos tan poco ojo clínico, que creemos ciegamente que es oro todo lo que reluce. De ahí que se nos engañe con tanta facilidad. Y con respecto a lo que no reluce, debe ser desechado. Somos criaturas visuales, recuerden. Precisamente es el sabio, el que se dedica a cribar incansablemente los hechos como si intentara separa el mineral valioso de la ganga, no importándole si las cosas parecen o son a primera vista. A través de esa criba que parece una tarea absurda y sin fin, se logra el hallazgo mágico. Aquello que se busca, acaba viniendo a nuestras manos si la búsqueda ha sido paciente. Pero esa búsqueda no está a nivel exotérico. Lo exotérico es práctico, pragmático y relativamente utilitario.

El Andalucísmo es esotérico, puesto que debe ser hallado por uno mismo. No puede ser vendido, no puede ser comprado, ni prestado. He aquí que puede que el Andalucismo sea regalado o encontrado. De ahí su misterio y sus coordenadas tan inaccesibles. Pero una vez descubierto, es un astro difícil de ignorar, porque aunque parece que no pueda encontrarse, es porque precisamente su luz es cegadora. Es tan fundamental que nos acompaña a todas partes y por ello hemos aprendido a ignorarlo. Es de hecho, el Astro Rey. Gracias por tu luz.

La Andalucía del Norte y las Virtudes de la Moderación

Siguiendo la tendencia general de comentar sobre lo que pasa en otras geografías, los andaluces olvidan preocuparse de lo fundamental que es su país, y publican en todas partes artículos y comentarios sobre la Andalucía del Norte. 

Dado el hartazgo sobre lo mismo, hagamos algunos comentarios algo diferentes y mordaces, para poner algo de interés, en este manido tema. La Andalucía del Norte, es aquél lugar donde muchos emigrantes de nuestro país se transforman en unos grotescos individuos que reniegan de su propia identidad y su tierra. Se vuelven organizados cuando nunca lo han sido, y se manifiestan en la calle para pedir sus derechos de ciudadanía cuando nunca lo hicieron aqui en su tierra natal. Instigan a sus hijos a olvidar su país y su lengua y exigen sistemáticamente atacar o convertir a todos a esa turba de estrafalarios individuos que inventan naciones y paises donde no los hay. Marcharon pobres y viven como pobres de espíritu, malditos por una diáspora mal asumida.

Lo peor de todo esto, es que muchos españoles, aquellos que siempre han negado que exista otra cosa que España, se muestran ahora sumisos y aterrados ante tales vándalos. Por supuesto ignoran quién está tirando de las cuerdas, ¿o no lo ignoran?. A saber.  Es el todo o la nada y desde luego los españoles son muy dados a perder. No saben apreciar lo que tienen, y por tanto acaban perdiéndolo todo. En este caso, daban por perdida a la Andalucía del Norte. Gracias a que en realidad, todo esto no es más que una estratagema política para obtener prevendas, al final va a parecer que nada ha cambiado y todo sigue igual. Y los miedos serán seguidos por más y más prevendas para los ricos sin nombre y con apellidos de alta alcurnia. Es que el tirititero solo quiere dinero. Eso no importa, porque los agraviados de Andalucía ya se encargarán de hacer algo para seguir con su actitud extremista y en lugar de contribuir a la expansión y el desarrollo de Andalucía continuarán como renegados inventando la rueda y convirtiendo todo lo que tocan en una especie de Anti-Andalucía.

Es Andalucía la madre del nacionalismo universal, y por tanto, el que reniega de ella, desea convertir todo lo que toca en un cortijo exclusivo, un coto de caza para elegidos, en un acto paroxístico de xenofobia a ultranza. No se puede escapar de Andalucía. O se es Andaluz o se es anti-Andaluz. Por desgracia, tanto los renegados como el resto de la Iberia rancia, no ha aprendido las premisas más básicas de la filosofía mediterránea; las virtudes de la moderación. No se trata de acaparar prevendas sino de distribuir la riqueza y fomentar el desarrollo de los pueblos. ¿Dónde estará la mano izquierda que tanto se esconde entre banderas de salvación y de identidades inmaduras? ¿Es esa Andalucía del Norte, una Andalucía gay, inmadura y con problemas de identidad? Puede que lo sea. En cualquier caso, continuemos con la danza eterna de los títeres y la sed de poder de los tirititeros, porque los emigrantes les siguen el juego.

sábado, septiembre 12, 2015

La Importancia de Orce para Andalucía



Si yo fuera político, invertiría todo lo que pudiera en investigar y dar a conocer al mundo entero la relevancia de Orce. Son los primeros andaluces, los primeros europeos los que se encuentran en estos yacimientos. Sin embargo, como prueba de la crónica y continúa tarea de ignorar, desprestigiar y ensombrecer la identidad andaluza, Orce también queda aislada.

Me resulta repugnante comprobar cómo desde el extranjero y desde España, se han hecho sistemáticos esfuerzos para que Orce haya quedado en la más recóndita esquina del conocimiento paleontológico y arqueológico. Si Orce estuviera en Inglaterra ya sabría todo el mundo de este increíble lugar. Pero claro, Andalucía es el patio de recreo de los europeos, y este solar no puede ser encumbrado como la cuna de Europa. 

Las evidencias presentadas en el libro escrito por José Gibert dejan pasmado a cualquiera y dan cuenta del sistemático abuso y desprestigio al que fue sometido este hombre, el que fue el descubridor de estos yacimientos. Por extensión, Orce fue excomulgada de las revistas y de los congresos, hasta que por fin, una vez que Gibert ha quedado fuera de circulación, los catedráticos españoles utilizan a Orce para visitarlo unos días al año, mientras que Atapuerca se lleva toda la atención mediática. 

Las historias presentes y pasadas de Orce dan para una serie de novelas que seguramente alguien escribirá en un futuro. En esas tierras andaluzas se ha forjado el hombre de hoy, el bueno y el malo.

El libro de Jose Gibert: 
http://www.casadellibro.com/libro-el-hombre-de-orce-los-hominidos-que-llegaron-del-sur/9788493337858/972718
blog sobre Orce y su controversia
http://elnenedeorce.blogspot.com.es

Sociedad e Individuo

No es casualidad que exista una ciencia que se llame Sociología y otra que se llame Psicología. No sólo no se habla de lo mismo sino que pertenecen a ámbitos completamente diferentes por mucho que en nuestra mente, los fenómenos psicológicos y sociológicos se entremezclen como si fueran de la misma familia. Las recientes dinámicas sociales que ocurren en las distintas partes de la piel de Toro lo muestran. 

Nada tienen que ver las vivencias y perspectivas individuales con el acontecer político general. Desde luego que todos intentamos acomodarnos y verlo todo con sentido. Pero tras una observación cuidadosa, lo que ocurre no tiene sentido psicológicamente y es completamente vano el intentar darle alguno. Los movimientos sociales que estamos contemplando son independientes de los comportamientos individuales y grupales y ofrecen una oportunidad para que aceptemos nuestro enanismo y levedad en este mundo. Por una parte el fin del Partido Andalucista y en el otro extremo de la Península, los catalanes nacionalistas sacando músculo. Una sociedad que necesita confianza y progreso renuncia al nacionalismo, y un fragmento de sociedad española, que tanto se ha beneficiado de España desde que España es España, manifiesta desapego y se declara con derecho a segregarse. Carece de sentido. Pero las dinámicas sociológicas tensan las cuerdas y hacen bailar las marionetas con un aparente orden. El ser humano es un nivel de análisis y la sociedad es otro. El Darwinismo Evolucionista es finalista en la mayoría de nuestras mentes porque nos gusta escuchar a nuestra intuición, la cual sugiere que al igual que nuestra conducta, todo tiene un objetivo, todo tiene un fin y un propósito. Pero dentro del NeoDarwinismo se nos alumbra mejor y se nos indica que no hay dirección, ni sentido... pero resulta mucho más angustioso existir en un mundo sin dirección, ni sentido. No es extraño que por tanto olvidemos constantemente que en ultima instancia sociedad e individuo están desligados como en Sistema Solar y el Centro de la Galaxia.

martes, agosto 04, 2015

El Fin de Una Cultura Milenaria





El Cabrero, el canto de la sierra: la película francesa que no quiso emitir ninguna televisión ibérica, refleja con la distancia desde la que fue filmada, la sistemática destrucción de la cultura y los valores andaluces. Gracias al PSOE y a todos sus servidores por tan buen trabajo. Ni los reyes católicos...