sábado, septiembre 27, 2014

Vivir en Andaluz, un Reto más que un Derecho

Yo no he ganado el premio que más me estimularía:
El poder vivir en andaluz, percibir en andaluz, ser en andaluz o escribir en andaluz.

Blas Infante (Inéditos ACR, 84)

Los polvorientos huesos del Padre de la Patria dejan pasar un año más, un día más, esperando que el sol ilumine esta tierra de sirvientes, lacayos y mercenarios. Esos doloridos huesos esperan que un día, el sol aparezca sobre esta nación para que pueda continuar con su milenaria misión: La misión de ver, reflexionar y sentir el mundo a su manera. Para que Andalucía y los andaluces puedan una vez más retomar su sino de pensar este mundo, como lo han hecho desde que los hombres son hombres. Mientras tanto, vivir es un suplicio, un sufrimiento al ver que cada minuto se deshace y tumba toda evidencia, toda memoria, y se intimida a todos los que activamente proporcionan identidad e integridad al pueblo andaluz.