miércoles, octubre 12, 2011

Bañoos

Hay que desanimar al turista y al foráneo no vaya a ser que nos intente colonizar. Esta es una creencia que pervive en la psique inglesa desde los tiempos del valeroso emperador Adriano, a pesar de que por suerte o por desgracia se nos ocurrió intentar civilizar la mente de los norte-europeos. En cualquier caso, ellos siguen empeñados en creer que todavía son 'Britons' cuando desde hace miles de años los íberos invadimos sus tierras y les enseñamos a pensar. Para obtener evidencia de esta cabezonería basta con pasearse por la campiña inglesa. En breve tiempo es posible compilar un gran número de recetas para hacerle la vida un poco más difícil al visitante. Lo malo es que al final, inglés, francés o íbero, todo el mundo sale jodido. Señales de tráfico confusas, carreteras estrechas y sin arcén, granjeros paranoicos y esquizofrénicos, gente obtusa y asustadiza, etc. Sin embargo, el principio básico es renegar de lo latino. En el lenguaje esto se traduciría tendiendo a usar palabrejas producto de la corrupción de expresiones clásicas. Por ejemplo, es posible que la palabra 'Loo' tenga como origen la frase francesa 'gardez l'eau'. Sin embargo al ver esta foto uno podría pensar que lo que ve es un cartel indicando que en ese contenedor hay algún tipo de 'granoo' o que un chino ha escrito 'arroz' o algo así, pero no.

Como contrapartida, hay que reconocer que al menos los ingleses no tienen reparos en usar cualquier sonido con tal de hacer que suene local. De eso sí que podemos sacar algo bueno.