lunes, enero 16, 2012

Gazpacho Mental



Se puso a hacer su gazpacho como siempre. Después de mezclarlo todo, se dispuso a tomar la primera cucharada esperando quizás añadir un poco de vinagre o sal como es costumbre. Después de hacer algunos añadidos, se quedó un poco confuso, absorto y perplejo. Pasó un rato antes de intentar darle el último toque, pero aún así, no quedó nada convencido. En realidad no había pasado tanto tiempo desde la última vez que lo hizo, quizás seis meses o un año. Sin embargo,   no estaba seguro si aquél  gazpacho sabía a gazpacho. Después de tomarse una taza, pensó sobre el tema una vez más pero lo dejó por imposible. Antes de acostarse volvió a acordarse del tema casi por casualidad y tras otro intento por comprender, por fin encontró una explicación: nunca había vivido solo durante tanto tiempo. Tampoco había hecho gazpacho estando solo en otro país.

Al final, se acostó con la ambivalencia del no saber si en realidad había tomado gazpacho o de si habría creado un extraño sucedáneo. Cerró los ojos y conforme todo se volvió oscuro, la realidad le ayudó a conciliar el sueño.