sábado, septiembre 15, 2012

Dejad la Política a los Políticos


Si nos dejamos llevar por lo que vemos podemos caer en ilusiones ópticas o mentales, da lo mismo. Las cosas no son como parecen y el espectáculo circense que podemos presenciar en el mundo mediático, no refleja la vida diaria de los ciudadanos que viven en la Comarca de Gibraltar. Bien es verdad, que como se ve en la imagen las cosas pueden aparecer tétricas y amargas, o quizás provocadoras de odio. Hay muchos signos que conducen al incauto a malinterpretar las cosas, pero más en estas tierras donde la confusión y las piezas del rompecabezas histórico parecen más simples de lo que son. Más allá de un símbolo, hay un tercer grado y un cuarto grado de abstracción. Allí en la criptografía de las relaciones humanas se esconde no sólo el inconsciente, sino las más profundas transacciones emocionales. Un psicólogo debería ser capaz de entender el mensaje cifrado que circula entre los lugareños y esa es la meta que me he propuesto para conseguir en los próximos meses.