viernes, mayo 25, 2007



La Cambiante Imagen de Andalucía

Una nación que se desarrolla a velocidad de crucero es nuestra Andalucía. Nuestra nación crece y se desarrolla, cambia a ritmo palpitante y no cesará de cambiar. Pienso ahora qué pensaría mi padre si pudiera ver todo lo que ha cambiado Andalucía desde que el pobre pasó a mejor vida (RIP, 1989).

No es extraño que Andalucía nos parezca entonces un lugar un poco incómodo de vivir en él en estos momentos. Nadie parece estar de acuerdo con nada. Los políticos se pelean, los vecinos discuten acaloradamente en las reuniones, las disputas maritales están a la orden del día, etc. Cualquiera diría que estamos cambiando para peor.

Sin embargo años interminables de tedio franquista fue el punto final de una larga trayectoria de experiencias políticas abusivas que tenían que explotar de alguna manera. Andalucía es un universo en expansión. Explotó a mediados de los años setenta, y su big bang se dejará oir por todos los rincones de la galaxia. La cambiante imagen de Andalucía después de una larguísima hibernación de 500 años parece como algo increíble. Hay que poner en contexto el caos que se vive en Andalucía en estos momentos. Necesitamos calmarnos y pensar un poco el porqué de tanto acaloramiento y desconfianza. La pluralidad política que una sociedad moderna necesita se tiene que basar en la pluralidad de ideas y de actitudes de los individuos. La agitación y cinismo que pesa en el ambiente se debe al miedo al cambio, y a la sensación de vivir pisando suelo inestable. Necesitamos andar mucho camino todavía para que Andalucía se consolide y el pueblo se acostumbre a vivir democráticamente.

Todavía no se respetan las colas en las paradas de autobús, hay largas listas de espera en los servicios de salud, el paro sigue sacudiendo a la juventud, los políticos corruptos campan a sus anchas, la ley es lenta y obsoleta, la producción industrial es baja y la actividad empresarial es tímida. Pese a todo hay signos de cambio, y de esperanza para una Andalucía mejor. Si pensamos en el legado de los últimos siglos, la cosa no podía ser mejor. Es ahora cuando tenemos la oportunidad de tomar las riendas de nuestro destino y no tener miedo al cambio.

Por otra parte las folclóricas incultas siguen siendo objeto de devoción tal y como son las imágenes religiosas, y la ignorancia se adora como a una diosa omnipotente. Todo esto es una pompa de jabón. La piel poco lustrosa de un gigante dormido. La lacra que nos ha minado nuestra autoconfianza es cada vez más una pátina más y más delgada y más arrugada, que está a punto de caerse. Estamos mudando de piel, estamos cambiando. Estamos creciendo.

¡Andalucía sigue cambiando!

2 comentarios:

MABANA dijo...

Me he perdido mucho tiempo en tu espacio...cuanto?, realmente no lo se, empecé, en un post, brinque al otro...me lo he bebido todo...

No es halago, de verdad!, es maravilloso lo que se capta aqui, no entiendo, xq no tienes comentarios...no lo entiendo!!

Regresaré, me cae que si, he estado tan agustito que no quiero perder la oportunidad vivir esta sensacion nuevamente...

un cariñoso saludo, desde algo lejitos de ti...

er nota dijo...

Muchas gracias por tu mensaje, de verdad que me has emocionado con tus palabras. No te preocupes que aunque no haya muchos comentarios seguiré escribiendo sin desánimo. un afectuoso saludo desde un país nublado. er nota