domingo, julio 26, 2009

Cressing Temple Barns
Medieval Manor of the Knights Templar, Essex



En el norte de Essex existe un cortijo que hace unos novecientos años perteneció a los caballeros templarios. Por suerte dicho cortijo ha sido preservado y es un paraje que merece la pena visitar por muchos motivos.

He tenido la oportunidad de probarme una cota de mallas que se exibe como arma militar usada por los caballeros. La experiencia me ha sorprendido y me ha permitido comprobar el extraordinario efecto de este ingenio medieval. La cota se adapta al cuerpo, sin importar la forma que uno tenga. El enorme peso de dicho 'chaleco acorazado' hace que se pegue al cuerpo y maximize su efecto protector. Ayudé a otros visitantes a colocársela y notamos como he dicho, que sin importar el tamaño o la forma del cuerpo, la cota se adapta como si un sastre la hubiera diseñado a medida.

Uno de los agradables secretos que aguarda el lugar, es su tranquilidad. Para un andaluz, sin duda el jardín tiene un atractivo especial, porque hace a uno sentirse en casa. Son una de estas cosas que uno descubre de la historia, sin necesidad de leerlo en un libro; las cruzadas permitieron el viaje y por lo tanto el aprendizaje de técnicas y diseño paisajísticas que los musulmanes de Asia Menor conocían muy bien. En esta foto se puede apreciar la familiaridad de este jardín templario al estilo andalusí. Una suerte tener este lugar tan cerca de casa, para poder tener de vez en cuando un rato de exploración espiritual y reminiscencia de la madre patria.