viernes, mayo 28, 2010


May Fields

Por fín ha llegado el buen tiempo. Lo refleja la campiña inglesa en estos días donde las flores han empezado tímidamente a asomarse. Es agradable estar en la calle y los días son ya largos y con luz para animar las atormentadas almas de los bárbaros del Norte. Aún así, pocos se aventuran a pasar tiempo en los lugares públicos donde el foro social nos hace a todos un poco más humanos. Ellos sin embargo, prefieren ser alimentados en la placenta de sus casas, a través del cordón umbilical de la televisión. La romanización nunca les alcanzó de lleno. No tuvieron bastante con Adriano el emperador andaluz que construyó ciudades y la famosa muralla que separa Inglaterra de Escocia. En fín, menos mal que han venido algunos refuerzos más de andaluces para continuar civilizando a esta población norteña.

En la foto, un campo florido en las cercanías de Hatfield Heath en el condado de Essex.