lunes, junio 21, 2010


Solsticio de Verano

La maquinaria planetaria cambia de marcha hoy, para llevarnos hacia otra estación. Los seres humanos adquieren rituales asociados a las transiciones astronómicas como método de registro, ya que ellos tienen muy mala memoria. De hecho a pesar de desarrollar rituales, éstos acaban distorsionándose y tomando significados diferentes del original.

Ayer, un ciudadano andaluz, harto de la hipocresía que ostenta su sociedad decidió atacar al 'Gran Poder' que quiere dominarnos a todos. Le rompió un brazo y lo humilló en el suelo. Sin embargo, este acto no conseguirá doblegar la imperturbable maquinaria de la sociedad, que como un espejo de lo que ocurre en los cielos, sigue paso a paso el ritmo celestial autista y sordo a nuestras quejas.

La pompa y la ostentación son parte de la cultura humana, ya se muestren en cultos paganos como el fútbol o religiosos como en la extraña obsesión sevillana de sacar en procesión tallas de madera policromada a la calle. En cualquier caso, es un despilfarro de mentes y de músculos que bien podrían usarse en hacer este mundo un poco mejor.

Pero los astros y el mundo (que no tiene centro ni esquinas) seguirá su curso y nos verá caer a todos nosotros seres arrogantes y pretenciosos en el fango. No somos astros, ni somos inmortales. Pero envidiamos el fuego y la inmortalidad. ¡Qué ridiculez!