jueves, junio 24, 2010



About Death and Physicality

La humanidad busca como toda forma de vida, una manera de prolongar su existencia. Sabemos que el principal método es la longevidad y el segundo la reproducción. En cuanto al segundo, el cual es el más efectivo, es el que visualmente nos ilustra la discontinuidad de la vida. La vida es entonces un camino lleno de saltos abruptos donde a cada paso, todos nos acabamos quedando atrás tarde o temprano. Así es que la vida en sí consiste en una serie de pérdidas a las que dedicamos una parte importante de nuestro tiempo, ya que recuperarse de lo que hemos perdido la mejor forma de seguir viviendo.

Dicen algunos psicoterapeutas que los niños aprenden sobre su fisicalidad al pasar bajo una mesa o deslizarse a través de pasadizos que les enseñen a representar internamente la imagen de su cuerpo. Mucho más que eso pienso, que el medio donde vivimos está constantemente diciéndonos dónde están los límites de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra vida. La gravedad, la temperatura, la rudeza de las relaciones humanas, todo nos habla sobre lo que 'es' y sobre lo que somos, pero más que nada el mundo nos recuerda nuestra mortalidad, nuestra fragilidad. Es de este modo que el mundo de lo físico, es por esencia lo que el ser humano tiende a evitar a toda costa. Construimos casas, escribimos libros y desarrollamos una sociedad para escapar de lo inmediato y de la injusticia de la naturaleza. Nos educamos y aprendemos para no repetir errores, para ser más perfectos y duraderos. Todo esto nos prolonga la vida y la hace más intensa. Burla tras burla, el ser humano acumula historia, y esta facilita el conocimiento que a la larga nos hace más fuertes, pero esto sólo se hará cada vez más patente en la medida en que nosotros mismos dejemos de ser tan físicos como el resto de las criaturas animadas. El internet, la vida virtual, el reconocimiento de que esto es ya una sociedad del conocimiento, son las primeras batallas conscientes de una confrontación total con la muerte y la fisicalidad. Estamos al principio de una nueva era que lucha contra el enemigo de siempre. Y el enemigo es simplemente; el mundo.

Para compensar y como paradoja, tenemos la vida de los virus, criaturas casi inexistentes, casi intangibles que viven y continuan su singladura sin sufrir los peligros y amenazas que parecen sufrir organismos tan enormes y complejos como los humanos.