domingo, septiembre 26, 2010


Sobrevivir a los Sueños

En la versión digital de El País han sacado una sección llamada 'Preparados' donde las generaciones jóvenes publican algunos párrafos catárticos para desahogarse. Sus situaciones son complejas pero no desesperadas. Es bueno que un periódico tan conservador se atreva a publicar estas notas verídicas y autobiográficas de lo que vive la gente normal lo cual sugiere que debe de existir un alto grado de tensión en la sociedad española en estos momentos.

A mí me gustaría unirme a esos mensajes pero de otra manera porque creo que a pesar de ésta excepcional válvula de escape para las masas cultivadas que se ha creado, hay una falacia esencial. Creo que la situación no ha cambiado desde que yo tengo memoria. Siempre ha sido difícil para todos los hijos de padres analfabetos. Vivir con padres incultos e intentar romper con la cultura de clase baja es difícil y ha sido difícil en todo momento en la España del siglo XX.

Ahora vivimos una vida diferente porque los sueños se pueden hacer realidad. Se puede viajar y emigrar con poco, se puede aprender idiomas por poco. Se puede ganar comprensión sobre otra cultura y planear un cambio drástico de vida con la ayuda de internet. La información está ahí al alcance de la mano. Nunca ha sido tan fácil marchar de casa. Por tanto, no hay razón para quedarse.

A lo mejor nuestros padres no pudieron soñar porque no había aspiraciones y por eso fueron tan conservadores. Pero al ver el progreso en sus narices, nos forzaron a nosotros a tener un sueño o muchos. Pero ser ambicioso cuesta y hay que sacrificarse. Después de la burbuja inmobiliaria y de los triunfos deportivos no hay nada para España. La salida es la emigración. Todos los que puedan deberían de marchar y hacer su camino en otro lugar. La emigración es un proceso inevitable en la historia humana. Es momento de hacer las maletas, llenarlas de sueños y marchar de una vez por todas.

Por favor no vendan las historias falsas de que sólo los 'cerebros' se van. Se van los cuerpos, las mentes, los pobres y los menos pobres. La idea de los 'cerebros' no es sino otro mito español. Todo el mundo tiene talento, todo el mundo merece una oportunidad. Lo dice un psicólogo que ha ayudado ya a muchos andaluces con currículum nulo a triunfar en Inglaterra.

Yo salí de Andalucía sin haber conseguido becas para el doctorado y lo he conseguido todo afuera. Yo no era un borde egoísta agresivo e hipócrita. Era pobre pero nunca traicioné mis valores de izquierda. Por eso fracasé en mi tierra.

Sois precisamente vosotros, los que no sois predadores y feroces los que triunfaréis afuera. Los mediocres que saben dar codazos, chupar el culo y sobrevivir con las migajas son los que acabarán siendo las estrellas y cerebros españoles (aunque cada vez con menos opciones donde buitrear). En el extranjero se valora la capacidad de vivir con los demás, en España se valora la agresividad, la psicopatía, la falta de respeto y la crueldad con el prójimo. Así os va, un país que se suicida.

Hemos vivido una juventud sin derechos ni disfrute, por eso somos ávidos consumidores. Ahora tenemos que sobrevivir a nuestros sueños sin que éstos nos aplasten. Hay que aprender a vivir y vivir en sociedad. España nos ha convertido a todos en zombis, ciegos y sin ideales. Para los que hemos sobrevivido nos queda simplemente disfrutar de nuestra vida siendo protagonistas. En España no importamos un pimiento por tanto, que le den por culo a Zapatero y a su España de hidalgos y de sangre azul. ¡Continuemos con nuestros sueños viviendo allí donde se nos trate con respeto y dignidad!