lunes, octubre 06, 2008


Conociendo la Ciudad y sus Gentes


Después de dos semanas viviendo en Brooklyn hemos conseguido interaccionar con un buen número de personas. Aunque quizás menos de las que pensé en un momento dado. Quizás ir de viaje con un bebé no es precisamente el mejor modo de hacer amigos. En cualquier caso, el bebé se porta bastante bien y nosotros hacemos lo que podemos para cuidarlo, entretenerlo y al mismo tiempo explorar la ciudad.


Hemos conocido a viejas glorias como al Dr Philip Brotman, pionero en biofeedback (especialidad de la psicología clínica de la cual hablaré en otro momento). También hemos conocido a Jorge Gross, otro viejo psicólogo que es un pionero de la psicología transpersonal (también hablaré de ese tema un día). A parte de notoriedades profesionales hemos tenido el gusto de conocer a dominicanos, mejicanos y personajes varios que desde su origen étnico y su historia personal creo que representan esta ciudad. Sobre todo ellos nos han permitido ver y aprender de cómo una ciudad como ésta, que se supone es la luminaria del mundo, mantiene con el aislamiento, la explotación y la marginación, un sistema de vida completamente absurdo. Los hispanos no se mezclan con los gringos. Los judíos van por otro lado, y los africanos no-hispanos simplemente andan como todos intentando buscarse un lugar en esta jungla de cemento. Es ridículo ver que los verdaderos nativos de América representando un número substancial de gente, disfrutan de un estatus social más bien bajo y son presionados para que abandonen su cultura. La estrategia es bien simple: dejar entrar a gentes de muchos orígenes para que nadie domine. Ahora dejan entrar a asiáticos y musulmanes mientras que los mejicanos y otros nativos de América entran con cuota. Se evita activamente que ellos se hagan con este país. Pero, el fin del inglés y de la cultura angloeuropea quizás esté más cerca de lo que parece. Torres más altas han caido dice mi madre.